sáb

29

ene

2011

Los Tribunales de 1226

El año 1226 se dedicó en toda la Orden de Hermes para realizar sus respectivos tribunales además de preparar el Gran Tribunal de 1227.

 

Por un lado, Samael, en el Tribunal de Provenza, dedicó muchísimo tiempo a reunir apoyos y buscar respaldo y recibió los suficientes votos como para rechazar la Marcha de Magos que le había realizado contra él. Sin embargo, algo oscuro sucedió, puesto que la reparación fue casi testimonial. También se felicitó aquí a Auriga Maris por matar a dos Flambeau Sombríos, especialmente el conocido por Jacint y que atacó Egara Profundis .por lo que enviaron varios peones de recompensa para Dewydd. También se aceptó al aprendiz de Grimgroth, Marco, como mago.

 

En el Tribunal de Roma, se aceptó a Malenkiy como maga y los Mercere levantaron su acusación contra Auriga Maris puesto que se había cumplido con los acuerdos con aquella casa. Ofelia, quien estuvo allí, se fijó que había un caso de un bonisagus reclamando aprendices a otras alianzas, lo cual, luego sería relevante en otros tribunales.

 

Por su parte, Anwynn, Dewydd, Ingvar y Pèrle acudieron al Tribunal de Stonehege, en Blackthorn, en los Montes Negros, al sur de Gales. Pèrle e Ignota habían dedicado gran parte del año anterior a recorrer las alianzas de Stonehege, aunque con un éxito relativo, dado que se perdían con mucha frecuencia y que tenían problemas para llegar a las alianzas. Dewydd dedujo que Pèrle seguía bajo la influencia de algún tipo de maldición divina por no haber ido a la Tumba de San José de Arimatea, el santo crestiano que había hechizado un cruce de caminos por el que ellos habían pasado y donde habían encontrado a Luca ex Mercere. Por lo visto, al ser pagano, a Dewydd no le afectaba.

 

Durante el tribunal, entregaron la copia de la carta de la Casa Guernicus en la que se declaraba solucionado el asunto de Eudoxia y el tema que les había denunciado. También intentaron hablar con los Tillus y Topillus y su nuevo aliado, un brujo de linaje oscuro y malvado cuyo nombre era Guan. Con ellos venía Camillus y, si bien pudieron hablar con él de manera amistosa, no se podía evitar el conflicto. Por lo visto, aquel bergante no era más que el descendiente de una maga que había sido miembro de la Alianza de Cornualles, al igual que Topillus. Camillus les garantizó que ni él ni su filius votarían contra Auriga Maris, pero nada podía cambiar la opinión de aquel brujo sobre el asunto.

 

De modo que llegaron al tribunal y las partes hablaron. Quedó claro que Blackthron no sólo había comprado varios votos de varios magos errantes sino que, además, tenía algún tipo de interés con la reclamada alianza de Cornualles por lo que Auriga Maris perdió el caso y tuvo que aceptar el pago de 25 peones de Creo o Corpus así como dos estaciones de laboratorio. Camillus se había abstenido y había usado de igual condición el voto de su filius. Después, Pèrle desafió al brujo a un Certamen, pero fue derrotado, evidentemente, porque el brujo usó sus malas artes en lugar de actuar con nobleza.

 

Posteriormente, tomaron los barcos y fueron hasta la nueva base de la Alianza, en tierra firme, en Finlandia, a muy pocas millas de donde estaba la isla de Knut llevando con ellos a un agradable miembro de la Casa ex Miscelanea, un hechicero de los Vientos llamado Jaakon quien debía asistir al Tribunal de Novgorod. Allí, al poco de comenzar el invierno, ocurrieron dos sucesos dignos de mención. El capellán llamado Raimón, asesinó a Sven Svenson, el lugarteniente de sieur Baldr con la intención de culpar al hermano de Samael, quien hacía las veces de autócrata en la flota Mundana. Sin embargo, los magos dieron pronto con la respuesta y el responsable verdadero del asesinato. Louis descubrió que el capellán pretendía así, librarse de los judíos y su influencia en la Alianza. Raimón fue juzgado por los responsables mundanos de Auriga Maris, condenado y ejecutado y su cabeza expuesta en una pica.

 

Pero, pocos días después, recibieron noticia de los saami de que un ejército de novorodianos se dirigía hacia la zona. Habían arrasado a todas las comunidades de saami que habían encontrado y hecho aparecer un castillo en un lugar llamado La Llanura de la Batalla. Anwynn, Ofelia y Haakon así como sieur Baldr y diez hombres anduvieron a investigar aquel ejército y aquel castillo. Por el camino, encontraron unos duendes que les causaron problemas menores y, al fin llegaron al lugar. Era un castillo de piedra negra al que fueron invitados por un heraldo ruso que decía hablar en nombre de Padek el Embaucador. Entraron n el castillo, pero una niebla les envolvió haciendo que los miembros de Auriga Maris con el Don, cayesen en un hechizo malvado y extraño.

 

Mientras los enviados de Auriga Maris a investigar caían en una especie de sueño en el que se batían con ellos mismos, en la colonia de Aurigaville llegaban alarmantes noticias. Entre doscientos y trescientos guerreros novgorodianos se aproximaban al lugar con bélicas intenciones. No dieron elección. Querían destruir el lugar y a todos. Los de Auriga Maris se dividieron en la defensa. En la torre se quedó Pèrle junto a Knut y sus hombres mientras que, en Aurigaville, Dewydd e Ingvar junto a Skady y su hueste y la de Baldr, armaban a marineros y a todo el mundo por si eran atacados. En efecto, fue este únltimo sitio el elegido para el asalto. Los rusos rodearon la empalizada y subieron al hielo del mar congelado para poder asaltar la colonia por el lado de la costa, donde no había empalizada, pero de poco les sirvió cuando Dewydd hizo una empalizada y una estacada alrededor de todo el pueblo. Aprovechando que estaban sobre el hielo y uniendo sus magias, Dewydd e Ingvar quebraron el hielo haciendo que se rompiese a los pies de los rusos, quienes se hundieron y, justo después, el hielo se formó sobre sus cabezas, ahogándoles a todos.

 

Por su lado, los magos que habían ido al castillo, se liberaron de la malvada pesadilla, con la excepción de Anwynn que permanecía catatónico. Ofelia, Haakon, Baldr y su escolta entraron en la torre del castillo, matando a sus defensores y echando abajo sus puertas. En en interior, encontraron a un brujo demoníaco dentro de un círculo de invocaciones demoniacas con velas negras dentro de cuencos con sangre y también le dieron muerte. Pero tam pronto como le mataron, el castilo comenzó a temblar. Salieron del castillo llevando con ellos a Anwynn justo a tiempo para evitar ser tragados por la tierra donde la fortaleza desapareció. Anwynn se repuso de los efectos del hechizo rápido y regresaron a Aurigaville.

 

Poco después de aquello, emprendieron viaje hacia Riga, atravesando el hielo con sus rompehielos mágicos en los barcos. Alquilaron trineos y se fueron a la ciudad de Novgorod, donde asistieron al Tribunal.

 

En el Tribunal descubrieron que había dos bandos. Uno formado por la alianzas de Tres Lagos y de Pripet Maior por un lado y, por otro, la de Leczyca, la cual había estado aliada con la de Magna Mater, ahora destruida.

 

Ambos bandos buscaron aliar a Auriga Maris de su lado, pero los astutos magos de la alianza marinera jugaron sus cartas intentando aliarse con todos y con ninguno. Había una mayor simpatía hacia Leczyca en general pero una preocupación por no conseguir los asuntos importantes para Auriga Maris si se ponían al Praeco en contra. También hubo varios debates muy intensos, tanto por asuntos menores (como un bonisagus que había reclamado a dos aprendices de Leczyca por motivos banales) como la amenaza de los mongoles al sureste del Tribunal.

 

Además, la sorpresa estalló cuando descubrieron a otra superviviente de Magna Mater además de Malenkiy. Aquello reavivó una serie de viejas disputas entre Tres Lagos y Magna Mater y Leczyca.

 

Con respecto a los intereses de Auriga Maris, el Tribunal aprobó su aceptación en el Tribunal de Novgorod así como sus acuerdos comerciales con el obispo de Riga. Además, se ofrecieron para investigar oficialmente los motivos que llevaron a la caída de la alianza de Magna Mater en manos de monstruos nórdicos pero fueron rechazados a favor de otro mago, un desagradable Bjornaer llamado Aex.

 

Hubo buenas relaciones con Leczyca y más frías con Tres Lagos. Pripet Maior daba claro apoyo al Praeco con la excepción de un Bonisagus algo crepuscular.

 

Finalmente y, resueltos todos los asuntos, los magos de Auriga Maris volvieron a sus barcos y a continuar sus viajes.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0