Hielo en el Danubio: La llegada de Malenkiy

El Njord cruzó el mediterráneo en el verano de 1224, llegando hasta el Mar Negro cruzando los estrechos de Dardanelos y viendo la inmensa y maravillosa ciudad imperial de Bizancio para, luego, entrar en el Mar Negro, con rumbo al Danubio.

 

En la desembocadura del Danubio, uno de los ríos más grandes y largos del mundo, y cerca de la ciudad eslava de Kiliya estaba la alianza de Magna Mater, a la que los Maestros Pèrle y Dewydd iban en misión del Tribunal de Novgorod dado que hacía varios tribunales que sólo se presentaban dos magos con los sígiles de bastantes más, y el Tribunal quería saber si aquellos magos aún seguían vivos.

 

Al llegar vieron humo de un incendio proveniente de un castillo, que debía de ser la alianza, así como que al desembarcar y avanzar con Lady Ignota y el doctor Horny y una escasa guardia, vieron que la alianza estaba siendo atacada por misteriosos hombres de movimientos extraños así como un cántico diabólico. Rodeadon el castillo al ver que los extraños seres eran capaces de atravesar la pared de piedra del castillo y encontraron parte del muro derrumbado, entre cuyas ruinas, muchos grogs y una mujer con aspecto de erudita salían. Asistieron a la mujer mientras intentaban entrar. Dentro, vieron como trolls, muertos andantes y un gigante de hielo destruían la alianza y como un mago de cara tatuada y con una espada en la mano, gritaba que no le cogerían vivo justo antes de saltar desde lo alto de la torre de homenaje y estrellarse contra el suelo.

 

Pèrle y Dewydd unieron sus hechizos para atacar al gigante de hielo y a los no muertos que les atacaban, pero se vieron obligados a salir de allí a riesgo de morir congelados. Recogieron a la erudita que resultó ser una aprendiz de Verditius y se replegaron hasta el Njord, que se separó de la costa y navegó río abajo.

 

La aprendiza se llamaba Malenkiy, que había pasado el guantelete pero aún no jurado el Código. Pèrle la puso bajo su protección y ella les contó como habían sido atacados por aquellos seres nórdicos y, de sus historia, dedujeron que Manantai ex Criamon podria haber profanado un túmulo nórdico y que había sido maldito por los espíritus guardianes de allí llegando incluso a la alianza. Además de él, estaban Bodrak ex Criamon, Teófilus ex Jerbiton, Pelontar ex Miscelanea, Awendale ex Bjornaer, Soth ex Criamon y Baltasar ex Jerbiton quienes, por lo visto, no habían podido rechazar el ataque. Malenkiy era una joven de aspecto delgado y pequeño pero agradable experta en la magia de Mentem entre otras.

 

Al día siguiente, intentaron volver, descubriendo que el muro derrumbado había sido reconstruido con hielo y que, pese a matar a un troll, había muchos más, capaces de magia y se vieron obligados a abandonar la zona, dando hospitalidad a la verditius para hasta que pudiese jurar el Código en el siguiente Tribunal.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0